ROMEO Y SU PRIMER ROMANCE CON EL TRIUNFO CLÁSICO

Pupilo del Stud “El Herraje” avanzó con gran fuerza y se llevó el “Perinox”. Será alistado para la segunda prueba de clasificacion para el “Latino”.

Le tocó su turno, y ROMEO respondió. En un lote de siete participantes, el atropellador ejemplar pudo lograr su primer triunfo clásico, en un emocionante final durante la disputa del Clásico “Perinox” (L) sobre 1600 metros.

La punta de la prueba había sido marcada por el ligero Americo’s Song que había salido “en voladora” a correr adelante por sobre Tarkus, el favorito Locomotor, Fioravantti, Dixiland Boy, El Jader que había partido mal y Romeo como de costumbre al fondo del evento.

Americo’s Song continuaba en la punta al girar la curva, y poco a poco se convertía en un puntero más peligroso de lo pensado, Tarkus y Fioravantti seguían en su persecución, en tanto que Romeo seguía al fondo pero cerca.

Ya en la recta final, Americo’s  Song seguía adelante y por dentro se metía Fioravantti, en tanto que Locomotor no respondía, y abierto poco a poco se aproximaba Romeo. En los últimos 200, parecía que el del “Doña Licha” se defendía exitosamente, sin embargo Romeo en una larga atropellada lograba alcanzarlo para ganar por ventaja de ¾ de cuerpo sobre Americo’s Song que cae con todos los honores, tercero encima Fioravantti a 1 cuerpo, y cuarto solamente Locomotor a 4 ½ cuerpos.

3 Romeo 
6 Americo´s Song  ¾ cp
1 Fioravantti  1
7 Locomotor 
2 El Jader  7
5 Dixiland Boy 
4 Tarkus  10½

Romeo logra así su primer triunfo clásico luego de una serie de figuraciones jerárquicas en un grupo que estaba dentro de su alcance. Según lo manifestado por su preparador L.A. Olivares, será preparado para la segunda prueba de clasificación al Latinoamericano.

Romeo es un cinco años por Minister’s Joy y Bayola egresado del Haras Gina – Santa Rosa. Fue conducido en buena forma por Renzo Rojas, logrando su cuarto triunfo en treinta y tres presentaciones. El tiempo para el recorrido fue de 1.39.06.

Por: Víctor Miranda Benavides.

Foto: José Luis de la Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *